Crema hidratante casera

12353882_465244236980318_1310144361_n

¡Hola a todos! Hace tiempo publiqué esta foto en Instagram y me preguntaron cómo hacía los jabones de glicerina. Entonces pensé que lo mejor sería preparar un post más detallado e incluir, una crema hidratante que me enseñaron a hacer en un curso de cosmética natural. El curso lo impartieron las chicas de Giraluna Artesana, os dejo su Facebook por si queréis echar un ojo a sus cursos o ver los productos.

 Las dos cosas se hacen en minutos y si vivís en Madrid, todos los ingredientes los podéis encontrar en Manuel Riesgo.

Para elaborar una crema hidratante, hay que tener claros unos conceptos básicos. Todas las cremas deben contener entre un 60-80% de agua y al prepararse, el proceso se divide en tres fases: una primera fase en la que vamos a preparar los ingredientes solubles en agua (decocciones, infusiones, maceraciones…) una segunda fase formada por los aceites, ceras y mantecas y una tercera fase compuesta por los aditivos y activos que queremos añadir a nuestra crema (aceites esenciales, conservantes, sales minerales, arcillas…). La fórmula magistral para cualquier crema sería: 75% de agua + 20% de aceites o mantecas + 5% de emulsionante (cera lanette o de abeja).

La crema que os presento hoy es una crema hidratante de día, más ligera que las cremas de noche y centrada en hidratar la piel. 
_makemisohappy

Ingredientes para una crema hidratante:

-6 gr de aceite de oliva virgen

-10 gr de aceite de almendras

-4 gr de manteca de karité

-5 gr de cera lanette

-30 gr de agua de rosas

-26 gr de agua

-8 gotas de aceite esencial de lavanda

-1 gr de conservante Sharomix

Elaboración:

Comenzamos pesando los hidrolatos (agua, agua de rosas) y calentándolos un poco a fuego bajo en un cazo (sin que llegue a hervir). Es importante preparar en cazos distintos la fase hidrófila (primera fase) de la lipófila (oleosa, segunda fase). A continuación, pesamos los aceites, manteca de karité y cera lanette y calentamos en un cazo a fuego bajo hasta que se derritan. Si tenéis termómetro, no deberían pasar de los 40º.

Vertemos los hidrolatos sobre el cazo de los aceites y pasamos la batidora para integrar todo bien. Obtendremos una textura cremosa. Por último, añadimos los activos (aceite esencial de lavanda) y el conservante Sharomix. Mezclamos bien y dejamos enfriar en un bote limpio y desinfectado.

*La crema dura unos 6 meses.

*Podéis cambiar el aceite de almendras por uno que se adapte mejor a vuestro tipo de piel.

Jabón de glicerina:

Para preparar el jabón de glicerina se compra una barra de glicerina vegetal como base. Fundimos 200gr de la barra al baño maría (o la cantidad que queramos según el número de jabones que vayamos a hacer) y añadimos el aceite que queramos, en mi caso, dos cucharadas de aceite de caléndula y una de aceite de almendras. Después, añadimos una cucharada de agua de rosas y cuatro gotas de esencia de lavanda. Volcamos en moldes de silicona (yo utilicé moldes para magdalenas) y dejamos enfriar.

*Por supuesto, podéis utilizar el jabón de glicerina sin fundir o con/sin aceites/esencias. Pero de esta forma conseguimos personalizarlo al igual que la crema, para nuestro tipo de piel.

¿Habéis preparado alguna vez cosmética casera? ¿Consumís cosmética eco? Me encantará ver vuestros resultados. ¡Hasta la semana que viene! Mientras, como siempre, seguimos en la página de Facebook e Instagram.

Crema hidratante casera

¿Te ha gustado? Compártelo:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>