Molletes de Marchena

Vaya si nos lo han puesto difícil este mes las chicas de Bake the world (nosotros, los castellanos, que somos más de pan candeal y de hogazas…). Hemos tenido que tirar de imaginación y de alguna receta (muy escasas) que hay por la red, pues, los molletes de Marchena, son muy poco conocidos. Además, para añadir un problema más, mi masa madre está en modo recuperación desde que la abandoné unos meses, por lo que he tenido que ajustar las cantidades para hacer la receta con levadura de panadero. ¡Y así podéis hacer molletes vosotros!

El resultado, es un pan muy parecido a la chapata, con un alto porcentaje de hidratación (un 80%), pero de origen andalusí, bañado en sésamo y con una miga deliciosa para tomar en el desayuno con un poco de tomate, jamón y aceite. La tradición manda servirlos calientes y tostarlos sin abrir, para que, en el momento de partirlos, salga todo el vapor y deje una miga húmeda y esponjosa en contraste con la corteza crujiente y tostada con el sésamo.

molletes, marchena, andalucía, andalusí, desayuno, pan, bake the world, reto, bread, españa, tipico, make, miso, happy, makemisohappy, jamón, tomate, aceite, marchena, sevilla,

Ingredientes:

-450 g de harina panadera (o fuerza y normal a partes iguales)

-50 g de harina recia

-340 g de agua templada

-8 g de sal

-3 g de levadura seca de panadero

-50 g de agua para el final

-semillas de sésamo tostado

Elaboración:

Mezclamos las harinas con los 340 g de agua y dejamos reposar durante 20 minutos. A continuación, incorporamos el resto de ingredientes menos los 50 g de agua. Amasamos hasta obtener una masa homogénea y lisa. Incorporamos los 50 g de agua (o menos si veis que no admite más agua). Amasar hasta obtener una masa brillante, pegajosa y elástica pero algo manejable. Dejamos reposar en un bol aceitado durante una hora y media o hasta que doble de tamaño. Colocamos la masa con cuidado de no desgasificar en una superficie con harina y sésamo y la intentamos extender un poco. Dividimos en porciones más o menos iguales y colocamos en un papel vegetal enharinado (la masa no se puede formar al tener tanta hidratación). Dejamos levar de nuevo una hora más o menos. Precalentamos el horno a 250º. Horneamos durante 8-10 minutos. Los 5 primeros en el suelo del horno y los restantes a media altura, hasta que el pan esté cocido pero sin llegar a dorarse en exceso. Dejar enfriar sobre una rejilla para que la base se mantenga crujiente.

Nosotros tomamos el pan como veis en la foto: con jamón, piparras y aceite. ¿Algún fan incondicional de las piparras? ¡Nosotros! 😀

¿Te ha gustado? Compártelo:

3 Comentarios

  1. Suny Senabre

    Es verdad que hemos tenido que lanzarnos a preparar este Mollete de Marchena sin mucho donde comparar, pero al final el reto ha salido que es lo que importa.
    Los tuyos te han quedado estupendos, con el jamón y la guindilla apetecen muchísimo.

    Un besito,

    Responder
  2. Ana Melm

    En serio no me había pasado por aquí?
    Te han quedado unos molletes con una miga impresionante, chapeau!

    Responder
    1. Ainara González (Publicaciones Autor)

      Gracias! Eso es porque este mes llegué tarde, ya que el reto fue domingo y lo publiqué el lunes 😉

      Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>